La Politècnica se integra en una red de laboratorios impulsada por el MIT PDF Imprimir E-mail

 

La Universitat Politècnica de València abrirá tras el verano el “Fab Lab Vlc”, un taller equipado con software especializado y herramientas de diseño y fabricación digital que servirá de plataforma para el desarrollo de proyectos relacionados con la construcción de prototipos, maquetas, preseries, etc. a nivel de sistemas aditivos, control numérico, digitalización 3D, electrónica, informática, etc.

El proyecto Fab Lab está impulsado por el Centro de Bits y Átomos (CBA) del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Actualmente existen alrededor de 50 Fab Labs en 23 países del mundo –cinco de ellos en España- y se prevé superar los 100 este año.

“Tener un Fab Lab en Valencia supone poner a la ciudad y su área de influencia con unos recursos que apoyarán el emprendedurismo y la realización de ideas creativas, donde estas tecnologías resultan útiles y rápidas de aplicar. Además, cabe destacar que contará con el respaldo y las garantías de especialistas e investigadores de la UPV, de la red FabLab mundial y del propio MIT”, apunta Manuel Martínez Torán, investigador del Instituto IDF de la Universitat Politècnica de València y Director del Fab Lab Vlc

 

El “FabLab Vlc” estará ubicado en las instalaciones del Instituto IDF en la Ciudad Politécnica de la Innovación, parque científico de la UPV. Integrado en la red Fab Lab Spain, en este nuevo laboratorio se podrá ejecutar todas las fases de diseño y desarrollo de un producto. Mediante técnicas de design thinking, cocreativas y visualización a través de dibujos exploratorios, los usuarios del FabLab Vlc podrán concretar y dar forma a un proyecto, con un planteamiento colaborativo entre profesionales, técnicos de empresa e investigadores del Instituto IDF. Además el FabLab estará abierto a estudiantes, otros investigadores y emprendedores que quieran, desde dentro y fuera de la UPV, construir sus ideas con estas herramientas. Asimismo, en el Fab Lab será posible utilizar tabletas gráficas, conocer herramientas de modelizado 3D, emplear técnicas de modelismo y representación, todo ello encaminado a facilitar la definición del producto, tecnología o servicio que podrá utilizar directamente el usuario.

 

Por otro lado, en un Fab Lab se trabaja sobre todo en las etapas de desarrollo y prototipado para hacer viable técnicamente una geometría o ver cómo resolver de una forma industrial una propuesta concreta. “Las tecnologías digitales que incorporará nuestro laboratorio permitirán construir ideas incorporando valor añadido. Para utilizar de forma eficiente estas herramientas digitales se requiere una formación especializada, basada en herramientas open source, accesible para la mayoría, con unos costes básicos y una filosofía colaborativa y multidisciplinar. Una vez adquiridos estos conocimientos, se puede contratar maquinaria y apoyo técnico-científico a facilitar por el propio Fab Lab. La cooperación a este nivel universidad-empresa-profesionales-emprendedores es una formula muy interesante para el desarrollo de productos y servicios con un grado de innovación tecnológica al alcance de todos”, concluye Manuel Martínez Torán.

Fuente: InfoRuvid

 

Ultimas Noticias

Archivo noticias